La educación especial es un derecho, no un privilegio.


Culturalmente se nos ha inculcado a ser tibios a la hora de reclamar nuestros derechos. Esta situación debe cambiar. Aún más cuando se trata de defender los derechos de los estudiantes de educación especial. Muchas veces el Departamento de Educación incumple con ofrecerle a los estudiantes de educación especial todos los servicios amparados por ley, pero a los padres, madres, tutores y encargados se les hace complejo el proceso de identificación de tal incumplimiento. Esto lo podemos atender eficazmente mediante tres elementos fundamentales. El conocimiento, la educación y la orientación legal.


Es fundamental para aquellos padres, madres, tutores y encargados de niños y jóvenes contar con el conocimiento amplio de cuáles son los servicios a los que los participantes de educación especial tienen derecho antes de que ingresen a la escuela. De igual forma, es importante que si ya el estudiante está dentro del sistema educativo se mantenga un conocimiento constante de cambios de puedan ocurrir en el proceso de enseñanza y otorgación de servicios. Otro elemento importante es la educación. Educarse sobre los servicios dentro del sistema y la manera en que se proveen ayuda a mantenerse alerta en todo momento sobre cualquier alteración que pueda ir en detrimento de los estudiantes. ¿Cómo lo logramos? Insertándonos en el proceso educativo y manteniendo una comunicación firme con los profesionales que ofrecen el servicio y con los participantes. Esta triangulación permitirá mantener una vista amplia de cómo se está ofreciendo el servicio y prever el incumplimiento.


Una vez identificada una falta en el proceso educativo es importante reclamar adecuadamente el derecho en ley. Para esto es necesario una orientación legal especializada que ejerza en función de los derechos de los estudiantes de educación especial. Es muy importante que se cuente con el respaldo correcto a la hora de reclamar los derechos. Contar con esto garantiza que se lleva el proceso en orden y facilita una compensación justa siempre teniendo en mente que la educación especial es un derecho, no un privilegio.


Para información adicional, orientación legal e iniciar reclamaciones, puede acceder aquí o comunicarse al 787-610-6060

#abogadosdeeducacionespecialdepr #derechos #educaciónespecial

DESTACADAS
PUBLICACIONES RECIENTES